sábado, 5 de abril de 2014

Mensaje 42

Queridos complejos,
Echo de menos, aquellas tardes en las que nos sentábamos a tomar café. Y charlábamos.
Vosotros os reíais de la espuma que me dibujaba un gracioso bigote.
Y yo os divertía alargando un poco más la broma.
Me recordabais la importancia de ser única y especial. Cuando al probarme esos vaqueros, no me quedaban igual que a la chica del anuncio.
Y os adoraba por ello.

La verdad, es que ya no os reconozco.
Sé que nos han transformado, todos esos malos momentos que hemos pasado.
Sé que la sociedad, nos ha presionado para que nuestra relación se oscureciera.
Y a menudo, pienso que deberíamos poner distancia de por medio.
Pero siempre me dio pena, tirar una relación de tantos años a la basura.

Así que he decidido ser fuerte.
Y cuando me preguntáis,
porqué me resisto a centrar mis esfuerzos en ser como todas esas famosas. De físico "perfecto".
Me encaro a vosotros. Y no. Yo no os respondo.
Vosotros me señaláis, con vuestro dedo acusatorio.
Casi avergonzados de mi rebeldía.

Y es entonces, cuando os lo repito. Una y mil veces.
Que la única persona, a la que voy a intentar parecerme, es a mi misma.
Pero tampoco demasiado.

6 comentarios:

  1. Enamorados de la moda juvenil... De alguna manera, todos nos condicionamos, nos dejamos influir, nos afectamos. Buena reflexión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, David. Es otro más, de los muchos aspectos de esta sociedad, que planean sobre nosotrxs sin haberlo escogido. Es muy reducido el grupo de personas que se queda al margen.
      Una lástima que se nos programe tan bien, que hasta gente que no nos conoce, decida por nosotrxs. Sin apenas, ser nosotrxs, conscientes de ello.
      Como siempre, un placer encontrarte por aquí, David.
      ¡Un beso grande!

      Eliminar
  2. Me gustan los contenidos de esta entrada, Silvia, perdón La Silvia.
    Complejos personales y complejos sociales, sobre cada cual, haciendo de las suyas. Ja.ja,ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Silvia" está bien... :)
      Ya no tanto los complejos hacen de las suyas, sino los agentes externos que favorecen la creación de esos complejos.
      ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Santiago!
      ¡Bienvenido!
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Convivir con los complejos, hacerlos a un lado, aceptarse pero no ha pleno. Me gusto mucho tu entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aceptar los complejos como compañeros de viaje, pero no como los guías del viaje.
      ¡Muchísimas gracias por tu comentario! Bienvenida, fue un placer.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar