jueves, 27 de febrero de 2014

Mensaje 38

Nunca pude dejar de contar pétalos. De deshojar margaritas.
Creo que tiene algo que ver con la esperanza.
Podía ser abatida y acabar de llevarme una gran decepción que, aun así, yo seguía deshojando margaritas.

Hoy me he dado cuenta. Hace meses que no lo hago.
Ya no deshojo margaritas. Ya no tengo esperanza.
Pero lo más triste, es que no me di cuenta en qué momento dejé de tenerla.
Simplemente pasó. Y no lo he sabido hasta ahora.
Debería comprar una esperanza nueva, ¿verdad?
Todos esos capitalistas forrados de dinero a mi costa, podrían comprar una esperanza nueva para mí. Y para todas aquellas personas que, cómo yo, fueron obligadas a dejar de tener esperanza en esta sociedad sorda y ciega. De cúpula corrupta.

lunes, 17 de febrero de 2014

Mensaje 37

Lo he pensado mucho. Y estoy segura de mi conclusión.
Sólo la estupidez humana podría salvar el mundo.

Deberíamos perder nuestra capacidad intelectual.
Deberíamos volver a nuestros instintos más primarios.
Respirar. Beber. Comer. Y hacer el amor.
Si.
Deberíamos ser todos bobos. Cuánto más bobos, mejor.

Si lo fuéramos, no existirían,
las clases sociales.
la guerra por el territorio.
la explotación animal.
la lucha de religiones.
la discriminación por sexo o raza.
la política.
el tráfico de armas.
la energía nuclear.
Y aquello que, casi siempre, fue el origen de todo lo anterior.
El concepto más peligroso jamás creado por un homínido.
La creación maligna de este cáncer humano, que ha invadido todo el planeta.
El dinero. El poder.

Sólo alguien lo suficientemente boba, es tan lista como para saber que,
ése es el más puro veneno sobre la Tierra.

viernes, 14 de febrero de 2014

Mensaje 36

¿Qué hacer cuando una mañana cualquiera, te despiertas y al mirarte al espejo ves que la persona que eres, se aleja demasiado de la persona que siempre pensaste que serías?

Te das cuenta que aunque en los anuncios quieran venderte lo contrario, varias capas de maquillaje no cambian nada.
Ni toda la ropa que prometió hacerte sentir mejor al usarla, podrá hacer desaparecer esa sensación de desorientación que sientes.
Intentas desayunar algo, así igual olvidas ese malestar.
Pero compruebas que el vacío que sientes en algún lugar de tu interior, no puede llenarse con comida.
Piensas en leer el diario. Quizás viendo que hay gente peor que tú, puedas consolarte y seguir con tu insulsa rutina sin tanto remordimiento por no hacer nada para cambiarla.
Y casi lo consigues. Casi puedes sentir ese aturdimiento que te impide escuchar la alarma que suena incesante en tu cabeza.
Estás convencida que lograr apagarla está fuera de tu alcance. Que lo máximo que puedes hacer por ti misma, es disimular su molesto ruido.
Así que, eso haces. Creas otros ruidos.

Y vives así.
Entre tantos tipos de ruidos, que no te permites identificarlos.
En ese irónico espejismo de tranquilidad.
Pensando erróneamente, que no te queda otra.

lunes, 10 de febrero de 2014

Mensaje 35

Ya sabes lo que dicen.
"Tiene que haber malo para valorar lo bueno".
La gente lo dice cómo si se tratara de una obviedad. Cómo si fuera lo más normal del mundo.

Trabajo para valorar las vacaciones.

Hambruna para valorar la comida.
Tristeza para valorar la alegría.
Desamor para valorar el amor.
Enfermedad para valorar la salud.
Muerte para valorar la vida.

A quién todo siempre le va mal, un día de sol, parece el cielo.

A quién todo siempre le va bien, puede acabar arrastrando una gran dosis de insatisfacción.

Debe ser cosa de la famosa adaptación.

Cómo cuando te pones un reloj por primera vez, y no puedes dejar de sentirlo a cada instante. Presionándote la muñeca.
Milagrosamente, al pasar los días, sólo te acuerdas de él cuando no sabes qué hora es. A veces, ni eso.

¿De verdad necesitamos una montaña rusa emocional para sentirnos vivas?

¿De verdad carecemos de la capacidad de identificar lo bueno sólo por ser bueno, sin ser comparado?
O cómo sucede en otras ocasiones, ¿es la sociedad la que nos vuelve bobos?
¿No debería ser mucho más adaptativo, valorar lo bueno por ser bueno, y no porque antes hemos tenido doble dosis de malo?

sábado, 8 de febrero de 2014

Mensaje 34

No sé cómo voy a hacerlo.
Pero voy a hacerlo.

Sé que hay cosas en la vida, de las que no puedes planear su llegada.
Aunque no puedas desearlas más.

No sabes cuando llamará a tu puerta. Pero, sabes que lo hará.
Cómo el fuego, que requiere su tiempo para calentarte.
Acercarte demasiado a él, no sólo no acelera el proceso, sino que puede producirte un dolor insoportable.
Así que lo único que haces es esperar.
Esperas.
Y esperas.

De eso está hecha la magia.
La maravillosa magia que pone, cada momento en su preciso lugar.

martes, 4 de febrero de 2014

Mensaje 33

Todas tenemos un imán interior.
Es quién nos orienta.
Quién nos ayuda a tomar decisiones.
Quién pone en orden nuestros principios.
Quién da luz a nuestros sueños.

Parecer ser que, hoy en día, no soy la única que ha sufrido esa pérdida.
Son muchas las personas, a las que, también les cayó por el camino. Ayer, semanas atrás o hace ya muchos años.
Algunas, puede que ni siquiera supieran que un día lo tuvieron.
Seguramente, esa es la razón de que el mundo se esté volviendo completamente loco.

Puedes unirte a mi búsqueda.
Quizás por el camino, encontremos también, el imán que tú perdiste.