lunes, 23 de diciembre de 2013

Mensaje 19

Seguro que existe esa canción que te hace sentir el mundo bajo tus pies, aunque estés tan hundida y destrozada que ni siquiera sepas dónde están tus pies.
Seguro que existe ese lugar que te hace sentir acompañada y arropada, aunque estés completamente sola.
Seguro que existe ese sueño que te hace sentir viva, aunque tu sólo tengas ganas de meterte en la cama y dormir en vida.

Así que, levanta.
Escucha tu música.
Siéntete grande. Porque lo eres.
Ve a ese lugar mágico.
Y no dejes de pensar hasta tener un plan para alcanzar tu sueño.

O mejor, no pienses. Sólo sigue respirando. Y soñando.
Y así, un día, de repente, tropezarás con el camino.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Mensaje 18

No lo hagas.
No dejes tu vida para correr tras una mentira.
Para una vida llena de "luego", "tengo que", y "no me importa".
Sin empatía ni simpatía.
Porque han sido regaladas al exterior, junto con la compasión.
No dejes tu vida para convertirte en un saco de boxeo, una muleta y una máscara a días alternos.
Incluso antes que eso, es mejor ser un papel en blanco a jornada completa.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Mensaje 17

La mayoría somos unos teóricos perfectos.
Parece como si hablando de luchar por nuestros sueños, nos convirtiéramos inmediatamente en luchadoras.
Todos nos emocionamos ante tales revelaciones y se nos llena la boca dando consejos, soltando todas las palabras que conocemos referentes al tema.

Pero, a la hora de la verdad...
¿Cuántas de estas personas tienen agallas para poner en práctica lo aprendido?

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Mensaje 16

Todos conocemos la frase.
Sigue tu corazón.

Pero nadie lee la letra pequeña. Ni te cuentan lo peligroso que es seguir un corazón roto.
Hay veces, que ni siquiera eres consciente de que está roto. Y pasa como con el cerebro, que sólo usamos un 20% de su capacidad, pensando que esa es nuestra máxima.

Para todos aquellos corazones rotos que buscan curarse.
Para todos aquellos corazones enteros que buscan crecer.
Para todos aquellos que perdieron su corazón, y no han encontrado aún el mapa que les lleve de nuevo hacia él.

Puede que nuestro corazón ya nunca sea como antaño.
Pero diferente, en ningún caso significa peor.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Mensaje 15

Es una enfermedad muy común.
Recibes sin dar, o das sin recibir.
Al menos, no al mismo nivel.
Tantas frases ambiguas desgarran el alma y cansan al corazón.
En realidad, nosotras mismas lo buscamos.
Me explicaré.
Damos, nos desgarramos, precisamente porque nos despierta esa chispa, esa magia y ¿porqué no decirlo? ese orgullo propio de que podemos despertar "algo" en el otro.
Que nosotros seremos "la elegida o el elegido". Ese alguien especial.
A veces, es difícil distinguir si lo hacemos porque estamos enamorados, o por satisfacción del propio ego.
Por el contrario, cuando recibimos nos sentimos tan poderosas que, en falta de ese dramatismo, no creemos que podamos sentir amor.

Esta sociedad de mierda debe ser la culpable.
La sociedad que nos hace aspirar siempre a más.
Más trabajo. Más reconocimiento. Una casa más grande. Un coche más potente. Cuanto más tienes, más vales. Más, más, más.
Ese gusanillo de tener que ir siempre más allá. De sufrir por lo que hemos de tener.
Así lo olvidamos todo. Lo que es realmente importante.
La culpa es de esta cultura del tener.
Cambiémosla por la cultura del ser.

Déjame que te haga una pregunta.
¿Porqué hay tanta gente que ante un diagnóstico de enfermedad grave o terminal, coge su vida y la cambia por completo?
Dejan sus trabajos. Venden sus coches. Se van a viajar. Pasan más tiempo con sus parejas, sus hijas, familiares...
Y, déjame que te haga otra pregunta.
¿Porqué el resto, seguimos en nuestras rutinas, actuando como si nunca nos fuéramos a morir?

viernes, 13 de diciembre de 2013

Mensaje 14

Nada más nacer fue maldita por una bruja.
Cayó sobre ella un conjuro que le impediría acercarse al mar. Una simple gota de agua salada la convertiría en un precioso puñado de perlas marinas.
Así creció. Sin pensar en la posibilidad de estar perdiéndose una de las maravillas y mejores placeres de la Tierra.
Nunca echarás de menos aquello que desconoces.

Con los años, fue recogiendo los comentarios que escuchaba sobre el mar.
Al principio eran inofensivos. Pero poco a poco fueron creando un sentimiento de curiosidad que evolucionó hasta convertirse en un ferviente deseo.
De repente, un día, sin saber porqué, ya no podía aguantar más. La sensación de estar perdiéndose algo profundamente valioso, fue más fuerte que cualquier otra cosa.
No recuerdo qué día fue, ni a qué hora exacta.
Lo importante es que la niña convertida ya en mujer, pisó la arena de playa por primera vez.
Recorrió unos pocos metros hasta llegar a las rocas. A tan sólo medio metro del agua. Y allí se sentó. Sola. En silencio. Escuchando una de las mejores músicas jamás creadas. El romper de las olas.
En ese momento no importaba nadie. Sólo existían ella y el mar.
Respiró hondo y se despidió del mundo.
Sabía qué iba a ocurrir en cuanto se rindiera al mar.
Cerró los ojos. Mojó un pie. Y poco a poco se sumergió.
Esperó el momento de desaparecer.

Pero ese momento no llegó.
Nadó y disfrutó del agua durante horas.
Cuando volvió a sentarse en las rocas, apareció la bruja que años atrás había hechizado a la inocente niña.

No me he convertido en perlas. Dijo la mujer.

La bruja se sorprendió ante la alegría de la mujer.
Cierto. Pero has vivido muchos años lejos de este lugar por miedo a mi hechizo.
¿Qué mayor castigo que renunciar tantos años a este placer por miedo a arriesgarte?
¿Qué mayor castigo que ser vencida por el miedo?

martes, 10 de diciembre de 2013

Mensaje 13

No puede ser.
Estás enfadada. Y mucho.

Con tu familia, que parece sacada de la película "El resplandor".
Con tu amiga, que no sabe nada de ti en dos años, y te llama para invitarte a su cumpleaños. Como si nada. Rodeada de gente que nunca conociste. Ni quisiste conocer.
Con tu hermana, que se fue a Nueva York hace ya un año, y no está aquí cuando más la necesitas.
Con tu amigo, que dice querer irse para no volver.
Con tu pareja, que no lo mira desde tus ojos.
Con tu perra, que hoy ni siquiera se ha levantado del sofá para venir a saludarte.
Con tu trabajo, que te tiene atada. Y tan anestesiada, que a veces hasta olvidas que tu nunca quisiste eso.
Con tu ciudad, porque ha reunido a la gente menos humana que había sobre el planeta.
Con el cielo, que hoy es menos azul que de costumbre.
Con todos y cada uno de los pájaros, por pertenecer a esa especie superior que dispone de alas.
Con tus sueños, porque insisten en aparecer cada día para recordarte que hay algo que no va como debería.

Son muchas cosas para estar enfadada.
Quizás deberías admitir la posibilidad, de que el mayor enfado sea contigo misma.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Mensaje 12

Sin enterarme, aparezco en la parada de autobús.
Y entiéndeme. Cuando te digo no quiero irme es porque me quedaría.

He roto el billete de vuelta. Lo tengo todo pensado.
Coge tu mochila. Nos mudaremos a una casa con vistas y ruedas.
A partir de hoy, y cada día, vamos a desayunar mis famosas tostadas con queso.
Siempre un poco quemadas, claro.
Existirá un protocolo de ducha. Estúdiatelo. O mejor no, ya lo conoces.
Cada mañana decidiremos de que color será nuestro día. Y no se permitirá usar el mismo para pintar dos seguidos.
Ni tampoco para pintar dos besos seguidos.
Explicaremos, a quién no lo entienda, que sólo pediremos consejos para no seguirlos.
Y será el volante, el único que podrá decidir por nosotrxs.
¿Sabes porqué?
Porque será mágico.
Cada vez que lo cojamos, apareceremos en un país distinto.
Juntxs.

Las ideas se me amontonan en la mente. El conductor me pide el billete.
Despierta de la letargia...
                                          ...Agarra tú el volante...
                                                                                      ...Colorea tu vida.

Espere un poco "Señor Autobusero". Lo tengo todo pensado.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Mensaje 11

"No pequéis" dijo el cura.
"No os salgáis de los límites de la Ley" dijo el policía.

A mi no me engañáis.
Sin pecados ni infracciones, no tendríais trabajo.
Yo lo sé. Vosotros lo sabéis.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Mensaje 10

¿La verdad? La verdad es que odio todo lo que me recuerda que existes.
Me desangro mentalmente, cada vez que algo insignificante adivina la clave de la carpeta que lleva tu nombre.
Cierro con fuerza los ojos y deseo ser una lapa pegada en la roca, protegiéndose de las olas con su bonita concha.

Por suerte, en este mundo, una máscara más ni se nota. Aunque la mía sea sólo para que la veas tú.

martes, 3 de diciembre de 2013

Mensaje 9

Cuando eres pequeña, vives en un mundo de verdades. Todo es fácil, todo es inocente...todo es como debe ser.
Luego vas creciendo y el mundo te deja ver su enfermedad. A base de ir repitiéndotelo y escuchando su eco, acabas contagiado y todo lo que hasta entonces habías creído que la vida era, se desvanece.
Nos dicen que no existen los cuentos de hadas, Papá Noel, los elfos, los Reyes Magos, el ratoncito Pérez, los tesoros enterrados, la vida en la casa del árbol, los monstruos y sus vidas subterráneas bajo la cama, las escobas de bruja, y la magia.
De repente, el mundo se oscurece para contarnos que quién no cosecha fama o riqueza siempre será una fracasada, que el valor del dinero es mayor que el de la felicidad, que lo más importante es lo que haces no lo que eres, que lo que imaginas no puede ser real y que no todo es posible.

Nos hacen creer que una caja es sólo una caja. Y lo peor de todo, es que nos lo creemos.

lunes, 2 de diciembre de 2013